Diseño y creatividad en un juguete sostenible.

¿Cómo el juego puede hacernos libres?

Finsterlin, Truchet, Podhajska, Schmidt, Fröbel. Picasso, Taut, Siedhoff-Bushe, Klee, etc. ¿Qué hace que desde disciplinas tan distintas como el arte, las matemáticas, la arquitectura, la pedagogía o el diseño se vuelva la mirada una y otra vez al mundo del juguete?

Jugar produce asombro y fascinación.

Crea experiencias inolvidables independientemente de la edad.

Abre nuestra mente a la creación e impulsa nuestra imaginación a volar alto.

Los juguetes que nos hacen libres reúnen: belleza, creatividad, valores, precisión, sencillez y diseño.

Seguramente has oído muchas veces eso de “juguete Montessori” como reclamo publicitario. ¿Pero sabes una cosa? No existen los juguetes Montessori. 

¿Entonces? Lo siento, esto no es un juguete Montessori. 

Pero es un juego diseñado y pensado por expertas del diseño y de esta metodología que conocen muy bien su esencia y sus bondades y quieren dar una mirada Montessori al juego para todas las edades.

Big Little Fun es un juguete atractivo, estimulante, divertido y que potencia la concentración y la calma.

¿Cómo se juega?

Big Little Fun es un juego sencillo y creativo, que puede jugarse de manera individual, en parejas, o pequeños y grandes grupos, con jugadores de todas las edades.

Es un juego adecuado para niñas y niños y personas adultas, en juego individual y colectivo, uso doméstico y escolar, e incluso terapeútico en consultas de psicología.

No necesita explicación ya que está diseñado para invitar al juego autónomo y creativo. A diferencia de otros “juegos de construcción” este no se limita a las edificaciones, sino que se convierte en una experiencia sensorial que, a través del cuidado diseño y variedad de las piezas, estimula el sentido del tacto y la vista en una dimensión artística. 

El conjunto de piezas permite seriar, clasificar, emparejar, gradar, apilar y construir con sus piezas para formar circuitos, totems, caras, construcciones, torres de equilibrio, letras y palabras, figuras y mucho más sin mayor límite que la propia imaginación. 

Edad de uso

 

A partir de 2 años cualquier edad es adecuada para Big Little Fun, no existe un límite por arriba 😉

Es difícil determinar con un número el momento idóneo para iniciarse en el juego. Pero de manera aproximada podemos decir que en torno a los 2 años de edad niñas y niños suelen presentar algún grado de control de movimiento óculo-manual, han dejado o están dejando la fase oral, pueden moverse en libertad, y muestran interés por el juego sensorial y cierta habilidad para concentrarse. Este es el momento adecuado para comenzar.

Contenido del juego


Una bolsa de algodón con una guía/póster y  39 piezas de madera:

– Ordenadas por color: 9 amarillas, 9 azules, 9 rojas y 12 en madera natural.

– Ordenadas según forma: 2 círculos, 2 cuadrados, 8 curvas, 2 triángulos, 3 líneas rectas, 3 en zig-zag, 3 arcos, 3 pórticos (circular, cuadrangular, y triangular), 3 codos (rectangular, curvo, y achaflanado)  y 10 figuras.

PRIMERA EDICIÓN

Solo 100 unidades que incluyen nuestra GUÍA DIDÁCTICA de regalo.

Beneficios de Big Little Fun

Desarrollo de la habilidad psicomotriz óculo-manual y precisión de movimiento.

Crecimiento de la capacidad comunicativa. El juego está diseñado para ordenar, clasificar, catalogar y dar nombre a las impresiones sensoriales y las experiencias vividas.

Incremento de la creatividad.

Preparación indirecta para el desarrollo cultural y académico, asentando la manipulación y la observación como base para la investigación científica y la construcción de la imaginación y la mente matemática.

Aumento de la capacidad de atención y observación: anima a observar con mayor interés, a hacer comparaciones y escoger, de manera que se incrementa la capacidad de discriminación.

Desarrollo del sentido de la armonía, la belleza y la estética a través de las formas, colores y materiales.

La educación de los sentidos ayuda al desarrollo de la inteligencia, dándole un orden a la mente que es la base del pensamiento abstracto futuro.

Facilita el hábito de la actividad autónoma.

Equipo y concepto

Big Little Fun es un juguete de fabricación local, sin plásticos, de materiales amables de origen natural. Se elabora utilizando pigmentos y barnices de base acuosa no tóxica de clasificación E1, que garantizan bajas emisiones, larga durabilidad y convivencia segura con la infancia y el medio ambiente. Para su protección utilizamos elementos 100% reciclables y biodegradables. 

María Carmona se dedica al diseño y la dirección de arte en cedecarmona. De pequeña pasó horas inventando casas y dibujando cosas, y aún le gusta jugar con formas y colores.

Marisol López es guía Montessori, directora y fundadora de Big Little School. Desde pequeña le gusta jugar con muñecos, con la luz del sol y sus sombras, piedras, hojas, palos, y cabañas.

Estampación de las bolsas de algodón: Fábrica de Texturas.

 

Todos los derechos reservados ||  ©Marisol López  ©María Carmona || Madrid, 2020.